De Vargas Llosa a Coimbra: Crónicas entre aniversarios (2015/2016)

En estas semanas previas a que celebremos nuestro 70 aniversario (no os olvidéis de que tenéis hasta el 1 de abril para completar la inscripción), es inevitable echar la vista atrás para recordar o, mejor dicho y yendo a la mitología, volver a pasar por el corazón algunas de las cosas más destacadas que hemos hecho como coro en estos últimos cinco años.

Con los últimos pinchos y cañas del 65 Aniversario aún en el estómago, nos pusimos a preparar a fondo el tramo final de curso con nuestro programa “Un bestiario polifónico”, presentado y pensado para la exposición Bestiaria del Museo de la Evolución de Burgos y que ampliamos en el concierto final de curso allá por mayo de 2015.

El curso siguiente lo comenzamos potente. Nada más comenzar, tuvimos el honor de cantar en la ceremonia de entrega del título de Doctor Honoris Causa a Mario Vargas Llosa, premio Nobel de la literatura y que defendió “que la literatura tiene efectos en la vida. Pero esos efectos no se pueden premeditar”.

Este sería el primero de muchos Honoris Causa insignes y Actos Académicos en los que cantaríamos. Ni siquiera el único “honoris” a alguna figura del mundo de la lengua y literatura ya que en abril asistiríamos al de Víctor García de la Concha, director del Instituto Cervantes, y José Ramón Narro Robles, exrector de la Universidad Nacional Autónoma de México. Un acto presidido por los reyes de España.

En marzo de 2016 hicimos las maletas y nos fuimos a Coímbra, Portugal, como primera parte de un triple intercambio coral entre el CMUC (Coro Mixto de la Universidad de Coimbra), la CICBAS (Coral del Instituto de Ciencias Biomédicas Abel Salazar de Oporto) y nosotros. En esta primera parte, preparamos un repertorio de coros de célebres óperas.

Unos días fantásticos para conocer y recorrer esa ciudad universitaria y que nos proporcionó decenas de anécdotas (zingarella). Pocos meses después, ya en mayo, haríamos la segunda parte de este intercambio recibiendo en nuestra Universidad a ambos coros.

Pero, volviendo a marzo, ese mes también tendríamos un concierto muy especial de música sacra encuadrada en el VIII centenario de la fundación de la Orden de los Dominicos. El templo de San Esteban fue el escenario idóneo para un repertorio que iba de lo religioso más puro hacia temas de alta carga espiritual.

Y después de una visita a Lumbrales, de una decena de actos académicos y becas, despediríamos el curso 2015/2016 con el siempre emotivo concierto de fin de curso. Un curso estupendo nos aguardaría…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s